Dr. Mayo: Los mitos sobre el suicidio

El suicidio es un problema complejo, en el que intervienen factores psicológicos, biológicos, socio-culturales y ambientales. En el mundo se estima que ocurre un suicidio cada 40 segundos (tasa: 16 por cada 100 mil habitantes).

En Panamá, la prevalencia es de 4,3 por cada 100 mil habitantes, pero seguro existe algo de subregistro. Las edades más frecuentes son las edades productivas (20 a 60 años) y mucho más frecuentes en hombres que en mujeres (80% de los suicidios consumados ocurren en varones).

Lo importante de esto es que el suicidio es prevenible en la mayoría de los casos porque se desarrolla de un continuum que empieza con ideación suicida, planificación, intento y el suicido consumado. Se cree que por cada suicidio consumado, hay de 15 a 20 intentos de suicidio.


Para disminuir este peine Lam, entre otras cosas, hay que luchar contra algunos mitos que se ciernen sobre el suicidio. He aquí algunos de los más frecuentes:
– Quienes habla de suicidio, no tienen intención de cometerlo?


FALSO. Puede que hablar del tema sea la forma de pedir ayuda. Pueden que comenten la ideación o inclusive la forma de hacerlo. No podemos subestimar esta situación.
– La mayoría de los suicidios ocurren repentinamente.


FALSO. Como hemos dicho antes, es parte de un proceso que lleva tiempo. Hay que estar pendiente de nuestros familiares, sobre todo si notamos algún cambio en su conducta usual.


– El que intentó suicidarse una vez, no lo volverá a intentar.


FALSO. De hecho, alrededor del 50% de la gente que se suicida, lo habían intentado anteriormente. Por otro lado, tampoco es cierto que aquel que intente una vez, nunca dejara de hacerlo hasta lograrlo. Muchos se pueden controlar y de hecho este es el objetivo de identificarlos.


– Solo las personas con trastornos mentales son suicidas.


FALSO. El comportamiento suicida se asocia, en muchas ocasiones, a trastornos mentales, pero no siempre existe estas asociación. Lo que sí es cierto es que estos pacientes experimenten una profunda infelicidad e inconformidad por algunas circunstancias en su vida.


– Hablar de suicidio es mala idea.


FALSO. Muy por el contrario, hablar del tema debe ser la solución ya que la estigmatización y discriminación de que son “presas” estas personas los hace canalizar su frustración hacia el intento suicida. Ante situaciones como estas, no podemos tomarlo a la ligera o no hacer caso. Es importante que se busque ayuda profesional de inmediato.

metro libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *