La tasa de suicidio baja cuando el salario mínimo sube , sugiere estudio estadounidense

Una investigación llevada a cabo en Carolina del Norte reafirma el vínculo entre el salario y la salud mental.

El trabajo, que llevó a cabo una revisión de datos en los 50 estados del país norteamericano, encontró que entre 2006 y 2016, aumentar el salario mínimo de un estado en un dólar se vinculó con una reducción en la tasa de suicidio de ese estado de un 2 por ciento al año.

«Aumentar el salario mínimo podría ser una herramienta para abordar las crecientes tasas de suicidio», concluyó el autor principal, el Dr. Alex Gertner, del departamento de políticas y gestión de la salud de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Pero enfatizó que el estudio no pudo probar causalidad, solo una asociación.

Durante el periodo estudiado, en Estados Unidos ocurrieron más de 430,000 suicidios. La reducción en la tasa de suicidio se encontró sobre todo a partir de 2011, según informa un artículo del reportero especializado en salud Steven Reinberg, publicado por HealthDay News

Si la reducción del 2 por ciento en la tasa de suicidio hubiera sido constante en todos los años del estudio, habrían ocurrido unos 8,000 suicidios menos, estimaron los investigadores.

La tasa de suicidio ha estado aumentando en años recientes en EE. UU., y muchos estudios han mostrado que las dificultades financieras son un factor que contribuye a los suicidios.

Así, «las leyes sobre el salario mínimo podrían ser particularmente importantes para ofrecer seguridad financiera, dados los salarios congelados y las pocas protecciones laborales de los que los trabajadores disfrutan, en comparación con los trabajadores de otros países con ingresos altos», cree Gertner.

Los hallazgos fueron publicados recientemente en una edición en línea de la revista American Journal of Preventive Medicine.

Por supuesto, unos cambios en el salario mínimo afectarían sobre todo a las personas con los ingresos más bajos, señaló Raymond Tucker, vocero de la Asociación Americana de Suicidiología (American Association of Suicidology), y profesor asistente de psicología en la Universidad Estatal de Luisiana, en Baton Rouge.

Aunque una reducción del 2 por ciento en los suicidios cada año parece poco, con el tiempo se acumula, dijo Tucker, tanto en las vidas salvadas como en la reducción de los costos de atención de la salud.

Ningún programa, por sí mismo, reducirá la creciente cantidad de suicidios, advirtió. Pero resolver algunos de los males sociales asociados con el suicidio podría ayudar, sugirió Tucker.

Las iniciativas de salud pública (incluyendo cambiar el salario mínimo, mejorar la desigualdad económica y social, y limitar el acceso a las armas de fuego) podrían tener un efecto significativo, subrayó. Aunque cada una de ellas quizá solo salve un 2 por ciento de las vidas, en conjunto podrían tener un impacto significativo.

«Hace diez años, hablábamos sobre la necesidad de realizar más terapias para prevenir el suicidio, pero en los últimos dos o tres años, comenzamos a reconocer que la terapia no nos sacará de la crisis de suicidio», dijo Tucker.

«Tendremos que [hacer] algo más amplio en la salud pública, y algo como aumentar el salario mínimo podría afectar un poco, los cambios en la legislación sobre las armas de fuego podrían afectar un poco. Si sumamos todas esas cosas, podrían tener un mayor efecto», añadió.

montevideo portal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *