La depresión no es encontrarte triste o mal y puede curarse, pero lleva tiempo

Psicóloga clínica, augura tiempos duros para la salud mental a raíz del covid

El suyo es uno de esos trabajos que no mucha más gente estaría dispuesta a hacer. Psicóloga clínica, especialista en reinserción psicosocial, Amalia Varela Artusio dirige desde 1990 la fundación Lar. Una institución centrada en el tratamiento de trastornos psicóticos como la esquizofrenia, que ayuda a 160 usuarios desde sus instalaciones en Vilagarcía. Tras diseñar un proyecto para la prevención del suicidio que valora la Consellería de Sanidade, su equipo está a punto de impartir un curso en línea sobre el abordaje integral de la depresión, que busca una prevención efectiva bajo un enfoque multidisciplinar y cuenta con el patrocinio del laboratorio Janssen. La información precisa puede solicitarse en fundacion@lar.org.es.

 

-Hablar de depresión suele resultar confuso.

-Eso es porque los términos se emplean mal, se vulgarizan. Confundimos sentirnos mal porque no conseguimos algo, o porque hemos perdido a un ser querido, con estar deprimidos. La depresión no es un estado de ansiedad o angustia por un motivo concreto. Puedes encontrarte mal o estar triste, y es cierto que un duelo, si no remite en un tiempo prudencial, tal vez conduzca a una depresión. Pero hablamos con mucha ligereza cuando, en realidad, es algo muy serio, que incapacita a quien la sufre. Se calcula que, en algún momento de su vida, una de cada cinco personas desarrollarán depresión.

 

-¿A qué síntomas debemos estar atentos?

-La apatía y el dejar de hacer cosas habituales o de mostrar los sentimientos habituales hacia los demás. El olvido de la diversión, el dejar de relacionarse con los demás, sobre todo con los seres queridos, el aislamiento…

-¿Qué hacer entonces?

-Es imprescindible recurrir cuanto antes a un especialista que valore si esa persona está iniciando una depresión o se trata de un cuadro reactivo a algo que le ha ocurrido. En las unidades de salud mental decidirán si es necesaria la intervención de un psicólogo o un psiquiatra, que a su vez pondrán en marcha un tratamiento farmacológico, un enfoque psicoterapéutico o ambas vías. Es muy importante que esa persona se sienta acompañada.

 

-¿Es frecuente que el enfermo se resista a pedir ayuda?

-Es cierto que puede resultar difícil convencerlo de que vaya a un médico, con ideas como yo puedo con esto y en un par de días se me pasa. Pero, en realidad, la persona que está deprimida lo sabe y necesita ayuda. Es una enfermedad que genera mucho dolor, no solo a quien la padece, sino también a toda su gente.

-Puede parecer una obviedad, pero ¿se cura la depresión?

-Debemos tener muy claro que no es cuestión de un par de días. Superar una depresión lleva tiempo, pero sí, puede curarse.

 

-El riesgo es terrible, porque este es uno de los factores que pueden conducir al suicidio, ¿no?

-En efecto. La depresión puede generar la sensación de que no hay salida o de que tu vida se acabó. Es una enfermedad que, además, está mal vista, de la que en ocasiones se ha abusado para justificar cosas que nada tienen que ver con ella. Y no digamos el suicidio, que de alguna forma parece marcar a quien lo hace y a su familia. Debemos luchar contra ese tipo de tabúes. Sobre todo aquí, en Galicia, que junto a Asturias suele encabezar la incidencia del suicidio por comunidades. Tal vez por el nivel de envejecimiento, ya que en edades avanzadas las tasas se elevan por encima de los treinta suicidios por cada cien mil personas.

 

-El confinamiento y la incertidumbre del covid no ayudarán.

-Claro que no. El estrés, la alteración de las costumbres, el golpe económico… Estoy convencida de que nos esperan momentos muy duros en cuanto a salud mental, y debemos prepararnos.

«Debemos superar los tabúes sobre el suicidio para prevenir y poder evitar el sufrimiento»

Al margen del curso de abordaje integral de la depresión, que comenzará el 7 de septiembre, Lar espera poder desarrollar su programa para la prevención del suicidio, diseñado en función de cada tramo de edad.

-Se trata de trabajar, por ejemplo, con educadores en centros de menores. Una figura que utilizamos, y resulta muy importante, es el denominado guypeaker.

 

-¿En qué consiste?

-Es una figura que ejerce como enlace entre sus semejantes y las personas que deben intervenir. Si te mueves en un grupo de iguales, siempre te será mucho más fácil hablar de tus problemas, con tus amigos, digamos. Lo que nosotros intentamos es formar a esas personas. Es un programa que planteamos antes ya del covid, porque estábamos preocupados ante el elevado índice de suicidios que se registra en Galicia. Existe un plan de prevención por parte de la Xunta, y lo que planteábamos desde Lar era una intervención formativa, no ya solo en centros de menores, como te decía, sino también, por ejemplo, con personas mayores de cuarenta años, un momento en el que se suele producir el síndrome del nido vacío, cuando los hijos se independizan y la vida cambia de sentido.

 

-¿Esa elevada incidencia en Galicia puede tener que ver, entonces, con un mayor envejecimiento de la población?

-Como te comentaba antes, sí es un factor importante. Pero también hay gente joven que se suicida, incluso adolescentes. Se trata de un problema muy complejo. Los problemas económicos, el estrés y el nivel de exigencia de nuestra sociedad nos llevan a situaciones que pueden terminar en una depresión o en conductas autolíticas, esto es, acciones que no provocan un resultado de muerte pero en muchos casos son llamadas de atención que sí pueden conducir al suicidio.

 

-¿Cómo se desarrollará el curso que Lar va a impartir?

-Es un curso en línea que comenzará el 7 de septiembre. Está dirigido a cuidadores, a familiares, a cualquier persona que esté trabajando en centros o residencias, o que tenga un familiar a su cargo. También a estudiantes de Psicología, Psiquiatría y Educación Social. Lo impartirán psiquiatras y psicólogos clínicos. Lo imprescindible es ofrecer información meticulosa, basada en conceptos claros, superando los tabúes. Esa información, sobre las características de la sintomatología depresiva y de la conducta suicida, es la que permite realizar una prevención efectiva y eficiente. Lo que buscamos es un enfoque global, multidisciplinario y multisectorial que nos permita intervenir y evitar el grave sufrimiento que producen.

La voz de Galicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *