Promoción de la salud mental y prevención del suicidio, mensaje de la Federación Mundial para la Salud Mental

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, la Federación Mundial para la Salud Mental (World Federation for Mental Health – WFMH) ha lanzado una importante campaña, dirigida a concienciar al público en general y a las autoridades para invertir mayores esfuerzos en la prevención del suicidio, e invitando a todos los agentes involucrados a aumentar la concienciación pública y a elaborar y compartir materiales sobre buenas prácticas en prevención del suicidio a lo largo de este año 2019.

A continuación se expone la carta del presidente de la Federación Mundial de la Salud Mental, Dr. Alberto Trimboli:

Queridos amigos,

Este año, la World Federation for Mental Health (WFMH) ha decidido establecer como tema central del Día Mundial de la Salud Mental, “la prevención del suicidio”.

La conducta suicida es una práctica presente en la historia de la humanidad, pero que, por diversos y complejos factores, ha ido creciendo paulatinamente en todo el mundo, hasta llegar a cifras alarmantes en las últimas décadas.

Si bien la OMS ha introducido el tema del suicidio como tema prioritario desde hace varios años, es importante resaltar que este es un tema que ha captado el interés de la mayoría de las disciplinas desde hace siglos, por lo que ha sido investigado por la filosofía, la religión, la medicina, la sociología, la bioética, el derecho y la psicología, entre otras.

Según la OMS, más de 800.000 personas mueren cada año por suicidio, siendo esta, la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años.

Muchas veces se cree que son solo los adultos quienes toman conductas suicidas, pero debemos saber que hay gran cantidad de niños y jóvenes que tienen comportamientos de este tipo como consecuencia de la violencia, el abuso sexual, el bullying y el ciberbullying.

El suicidio es un problema de salud pública mundial que merece la atención de todos los actores del campo de la salud mental, incluidas las organizaciones científicas, sindicales, de usuarios y familiares, así como también, las universidades, pero especialmente, de las autoridades sanitarias gubernamentales, ya que, son estas, las que tienen la responsabilidad de elaborar políticas y directrices que se dirijan a establecer estrategias de prevención del suicidio y a la promoción de la salud mental de la población. No menos importante es el papel de los medios de comunicación audiovisual, escritos y los responsables de las redes sociales, ya que, su intervención puede resultar positiva, pero también negativa, de acuerdo con como abordan este tema.

Existen múltiples y complejos factores que intervienen en un acto suicida, pero lo más importante es que todas nuestras acciones deben estar dirigidas a la prevención. En ese sentido, es importante intervenir intersectorial e interdisciplinariamente, entre todos los sectores involucrados.

¿Pero que es la conducta suicida? Si tomamos la etimología de la palabra, el término “suicidio” proviene de dos elementos latinos, “sui”, que significa «a uno mismo», y “caedere”, que significa «matar». Es decir, que el suicidio es un acto deliberado contra sí mismo con la intención de provocarse la muerte.

La definición más conocida, y a mi criterio, una de las más claras y difundidas, es la que formuló Durkheim en su famoso texto “El suicidio “. En efecto, en ese libro, el autor define suicidio como «todo caso de muerte que resulte, directa o indirectamente, de un acto, positivo o negativo, realizado por la víctima, sabiendo ella que debería producir este resultado».

El objetivo de establecer la “Prevención del suicidio” como el tema del Día Mundial de la Salud Mental durante 2019, es llamar la atención de los gobiernos para que el tema sea incluido en la agenda pública de salud en todo el mundo como un tema prioritario.

Lograr que se hable de un tema que suele ser tabú y sobre el que se mantienen ideas erróneas y prejuiciosas, ayudará a la comunidad a conocer los factores de riesgo para detectarlos y también aprender cómo abordarlos.

Reitero, el suicidio es prevenible, y por lo tanto, puede ser evitado, por lo que todas nuestras acciones y las políticas públicas deben dirigirse hacia la prevención. Sin embargo, muchas veces, las personas que sufren algún padecimiento mental no tienen acceso a los servicios de salud mental, a veces porque no tienen un servicio de salud mental en su comunidad y otras veces porque deben esperar meses para ser atendidos.

Esta es solo una presentación del tema. En el transcurso de este año iremos agregando informes y documentos que apunten a dotar de instrumentos a los profesionales, pero también a la comunidad en general para que estén preparados para detectar y abordar el tema.

Necesitamos la ayuda de todos, por lo que esperamos recibir aportes de la comunidad profesional, pero también de las organizaciones de usuarios y familiares para compartir entre todos, la experiencia y conocimiento sobre un tema tan significativo y doloroso como es el suicidio.

¡Te pedimos que te unas a la campaña del Día Mundial de la Salud Mental 2019 y nos ayudes a crear gran impacto en todo el mundo con criterios unificados sobre este tema tan importante!

Será de gran ayuda que se la organicen de eventos en cada rincón del mundo durante todo el año, pero especialmente el 10 de diciembre, cuando se celebre el Día Mundial de la Salud Mental. Te agradeceremos que utilices nuestro logo para potenciar nuestros el objetivo de que cada vez más personas tengan acceso a la información.

Envíanos tus documentos, fotos y videos para compartirlos en las redes sociales y en nuestro sitio web.

¡Un abrazo y a trabajar!

Infocop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *