Un suicidio por día y 7 de cada 10 son jóvenes: mal sueño y otras señales que ayudan a remediar

La posibilidad de salir de un estado suicida aumenta con una intervención psiquiátrica temprana. Tener en cuenta las señales de malestar psíquico y perder el miedo a consultar y a la medicación es fundamental para aliviar y curar, afirma el psiquiatra Víctor Adorno.

El camino al suicidio no es inmediato, lleva su tiempo, da señales que podrían interpretarse como pedidos de ayuda a nivel de comportamientos de la persona afectada.

Afloran entre otros sentimientos de tristeza, el desánimo, y esa sensación de no disfrutar de las cosas, y los pensamientos negativos tanto de sí mismo, de los demás y del futuro y sigue el proceso con la idea de matarse y si hay un plan, la situación es mucho más grave, alerta el doctor Víctor Adorno, médico psiquiatra y director del Hospital Psiquiátrico.

Otras señales que pueden evaluarse son los cambios en el comportamiento en los últimos tiempos ya sean semanas o días como los cambios de horario de sueño ya sea porque a la persona no logre conciliar el sueño de noche, o lo tiene cortado o directamente duerme de día e invierte el ciclo del sueño.

La disminución en el rendimiento también puede ser una señal sea en la escuela, colegio o en lo laboral, se muestra mucha irritabilidad, el enojo llega fácil, la sensibilidad también aflora fácilmente, se reacciona, estos son síntomas de cuadros depresivos, explica el doctor Adorno.

“La persona da señales, a veces dice cosas, también tiene acciones como que va despidiéndose, poniendo todo en orden, deja alguna nota suicida o esquela, da señales que no siempre detectamos”, indica.

El momento de recibir atención médica especializada es crucial para salvar una vida, asegura Adorno ya que si se da un tratamiento y adecuado es posible salir de esa difícil situación.

En caso que la persona esté en riesgo y no acepte recibir ayuda, la internación es la norma y los profesionales psiquiatras tienen la potestad y responsabilidad de indicar que el paciente quede bajo observación de 48 a 72 horas u ordenar la internación.

“Si hay un riesgo inminente de la persona y si tenemos la certeza de que va a intentarlo debemos ordenar la internación contra su voluntad porque en una crisis suicida o en un estado suicida hay mucho riesgo porque la persona no piensa claramente y ve como única salida el suicidio y si podemos disminuir la ansiedad y la angustia que producen esos síntomas probablemente esa persona pensará diferente y tendrá otra actitud”, explica.

Por cada suicidio hubo 20 intentos desde las formas más leves hasta las más graves. “Todos estos intentos hablan de que hay un malestar interno, una persona que se corta, que se daña, toma pastillas muestra un malestar síquico y también puede ser físico y debe ser evaluada”, agrega.

Adorno destaca la importancia de perder el miedo a consultar con un médico siquiatra y a medicarse porque el psiquiatra tiene la misión de mejorar la calidad de vida del paciente y no mantenerlo drogado o sedado, como se cree.

“Una persona que consulta con el psiquiatra no está loca, sino que tiene una necesidad de ayuda profesional médica. Los siquiatras brindan una atención bien personalizada y dirigida a tratar los síntomas y la idea de los médicos es aliviar estos síntomas y tratar de curar”, señala.

Nadie está exento de sufrir un trastorno mental y según investigaciones 1 de cada 5 personas llegará a tener un trastorno mental en algún momento de su vida, indica el profesional.

Es por ello que destaca la detección a tiempo de señales o síntomas y los cuidados diarios como dormir lo suficiente, cuidar el descanso, realizar ejercicios físicos y mantenerse alejado del consumo de alcohol y drogas, todas pautas básicas para lograr un bienestar.

“Constantemente hay que autoevaluarse y trabajar todos los días el bienestar y preguntarse en qué puedo mejorar, cómo me siento, qué estoy haciendo”, afirma.

La posibilidad de salir de un cuadro suicida es alta con un correcto tratamiento, supervisión y seguimiento. “Podemos mejorar la calidad de vida del paciente, eliminar los síntomas depresivos y disminuir el exceso de ansiedad, necesitamos sí constancia en el tratamiento y que tanto el paciente como los familiares no tengan miedo de la medicación, es nuestra mejor aliada para tratar los síntomas”, señala.

En Paraguay ocurre un suicido por día y 7 de cada 10 corresponde a varones jóvenes. El 75% de las muertes corresponde al sexo masculino en una edad joven, en una edad muy joven 53% se da entre los 14 y 29 años.

“Estamos perdiendo vidas muy jóvenes y personas que podrían aportar algo a la sociedad y el suicidio es la segunda causa de muerte en los jóvenes luego de los accidentes de tránsito u homicidios”, indicó.

Según la OMS, en los últimos 50 años las tasas de suicidios han aumentado en un 60% y se están viendo más casos en el país. “Hay que tener en cuenta que la población aumenta, tenemos cada vez más jóvenes y pese a que las tasas en Paraguay de suicidio son por debajo del promedio en la región, sigue subiendo”.

El pico máximo se dio en el 2014, con un total de 420 suicidios de un promedio de 380 por año.

SERVICIOS DE ATENCIÓN DE LA SALUD MENTAL

El Hospital Psiquiátrico es el centro de referencia en atención especializada en salud mental y al año atiende alrededor de 45.000 consultas en casos del tipo de trastornos depresivos, de ansiedad, problemas de sueño, estrés.

Ofrece atención las 24 horas del día los 365 días del año consultorio de mañana y tarde de lunes a viernes y también cuenta con salas de internación. Una de ellas para pacientes agudos varones y otra de agudos mujeres destinadas para pacientes que necesitan una contención inmediata y un dispositivo que brinde ese servicio.

“Las crisis se manejan en las salas de agudos y tenemos dos salas de observación y otra de corta estancia, estas son abiertas donde tratamos que el familiar quede con el paciente para poder realizar las intervenciones psicosociales y afectivas”, explica el profesional.

El Psiquiátrico recibe pacientes de todo el país y Adorno afirma que lo ideal es contar con una Unidad de Salud Mental con internación en cada cabecera departamental y con eso tener cubierto y dar una atención en la localidad y que el paciente no tenga que viajar cientos de kilómetros y no pierda conexión con su entorno.

En cuanto a los siquiatras, admite que son pocos y se requiere de más profesionales y destaca que en los últimos 5 años se concretó la descentralización co la creación de polos de atención en el interior y se cuenta con profesionales en Pedro Juan Caballero, Ciudad del Este, Concepción, Villarrica, Coronel Oviedo, Encarnación y Pilar.

“Necesitamos más profesionales, tenemos dos escuelas de formación uno en Clínicas y otra en el Hospital Psiquiátrico con residentes especialistas que están haciendo su posgrado, con la creación de los polos de atención se descentralizó bastante pero igual deberíamos reformar y tener mayor cantidad de profesionales en todo el país”, puntualizó.

HOY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *