Reclaman más formación sanitaria y una oficina regional de prevención del suicidio

El 90 por ciento de los fallecidos por suicidio tienen algún tipo de enfermedad mental y afecta de una forma consumada más a los hombres que a las mujeres

La asociación cacereña «Qué Bonita es la Vida» reclama a la Junta que dé prioridad a la prevención del suicidio con la apertura de una oficina para fijar estrategias y mejorar la detección precoz de personas en riesgo con una mayor formación de los profesionales de Atención Primaria y de Salud Mental.

Solicita que se dote de una partida presupuestaria propia a la prevención del suicidio en Extremadura y elaborare un segundo plan de prevención que estudie de manera “exhaustiva” las causas y los sectores sociales a los que afecta, tal como se hace en otras comunidades autónomas.

Unas 4.000 personas de media se suicidan al año en España, siendo la primera causa de muerte no natural y doblando a los fallecidos por accidente de tráfico, ha indicado «Qué Bonita es la Vida».

Las enfermedades mentales

El 90 por ciento de los fallecidos por suicidio tienen algún tipo de enfermedad mental y afecta de una forma consumada más a los hombres que a las mujeres, aunque las tentativas se dan en mayor grado en las mujeres según esta asociación, que apunta a que las cifras globales no son muy certeras puesto que existe un «suicidio sumergido» por el «estigma». «Por no quedar tanto estigma no hay registros», ha señalado Antonio Floriano, miembro de este colectivo. 

Según los datos reflejados en el I Plan de acción para la prevención y abordaje de las conductas suicidas en Extremadura, presentado en septiembre del pasado año, durante 2016 en la región se suicidaron 66 hombres y 16 mujeres.

Además, en 2016 y después de seis años la tasa de suicidio de Extremadura se situó por encima de la media nacional, con una tasa por cada cien mil habitantes de 7,5, una décima por encima del país, informa la Agencia Efe.

“La gente que tiene enfermedades va al médico y por vergüenza o sentirse estigmatizado dice que está depresivo pero no quiere decir que se quiere suicidar”, ha señalado Floriano, médico jubilado y presidente del Centro de Escucha San Camilo, de la Diócesis de Coria-Cáceres.

A su juicio, la formación y el saber escuchar de una forma activa es muy importante para detectar casos de riesgo y estar atento a los síntomas de alarma. Ha solicitado que se realice un primer programa de prevención de suicidios en cada uno de los hospitales extremeños y que la Junta establezca convenios con la Universidad de Extremadura (UEx) para la formación de personal cualificado en este aspecto, para lo que la asociación está dispuesta a colaborar.

Moreno ha criticado que el actual plan de prevención no esté dotado directamente de presupuesto y le falte un análisis profundo de este grave problema, cuyo combate pretenden se convierta en prioridad de forma similar a la violencia de género.

eldiario.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *