Mamá, me voy. No aguanto más», el mensaje del menor acosado antes de suicidarse

El joven señaló a un compañero de clase que le pegó y le robó y que fue detenido por la Policía Nacional por acosar al joven que se quitó la vida.

Retrieving from kaltura
Detenido un menor de 16 años acusado de ‘bullying’ a un compañero que se quitó la vida el lunes EL MUNDO

Andrés, el menor de 16 años que se quitó la vida tras ser acosado en un instituto de Usera, dejó escrito en su teléfono móvil una nota en la que se despedía de su progenitora. «Mamá, me voy, no aguanto más», señaló el joven que el pasado día 1 de abril al mediodía se tiró desde la ventana del sexto piso donde vivía.

Los agentes descubrieron el mensaje en su teléfono gracias a que la madre les pudo aportar la clave del móvil.

En el mensaje también hablaba de que había un chico en el Instituto Ciudad de Jaén donde estudiaba que le pegabapero no especificaba quién era y que le amargaba la vida. También señaló que le había afectado el cambio de residencia desde Galicia a Madrid y varios desengaños sufridos, así como la separación de sus padres.

De hecho, según los investigadores, el menor ya había intentado quitarse la vida en 2016 y tenía numerosos problemas y antecedentes autolesivos.

A raíz de la muerte del joven, la Policía Nacional detuvo el pasado miércoles a un compañero de clase de 17 años, apodado El Bolivia, que era la persona a la que, tras las averiguaciones policiales, los agentes situaron como el presunto agresor. Este joven arrestado es muy conflictivo y había sido sancionado en varias ocasiones en el centro escolar. Los compañeros de clase explicaron que el chico que se suicidó había sido agredido por El Bolivia. «También le robó el móvil y hasta unas llaves de su casa en otra ocasión».

Otros compañeros del instituto Ciudad de Jaén han comentado este viernes que el menor detenido por su presunta relación con el suceso no tenía un buen comportamiento, pero que desconocen qué pudo ocurrir, según Europa Press.

«No sabíamos que le hacía eso a Andrés, solo que se metía a veces con la gente», han explicado estos alumnos. Asimismo, han manifestado que toda la clase «está triste» por lo sucedido y han relatado que el detenido quitaba la cartera y amenazaba a Andrés pero que «lo hacía con todo el mundo».

En relación al menor fallecido se han referido a él como una persona «tímida» que «no hablaba», pero que jugaba al baloncesto con los del instituto.

Desde la Consejería de Educación han explicado que tras tener conocimiento del fallecimiento se abrió por parte del departamento de Inspección educativa una información reservada. Los datos preliminares de esta investigación recogen que desde el centro no tenía abierto ningún protocolo sobre posible caso de acoso escolar y que, de la información recabada, no hay indicios de ‘buylling’.

El menor llevaba al menos tres días sin acudir a clase y desde el centro se pusieron en contacto con su familia para dar a conocer esta circunstancia, por lo que se mantuvo una reunión con la madre al respecto.

La Policia Nacional mantiene abierta la investigación y asegura que hoy por hoy el acoso escolar más otras razones pudieron desencadenar que el joven se quitase la vida.

«NO ESTIGMATIZAR AL CENTRO»

El consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, ha insistido en que la administración «no tienen ningún indicio» que haga sospechar de que el suicidio de un alumno de 4º de la ESO del instituto Ciudad de Jaén esté vinculado con un presunto caso de acoso escolar y la detención de otro alumno, por lo que pide «prudencia» para no «estigmatizar» a este centro.

El titular de la Consejería ha relatado que tuvieron conocimiento del suicidio de este joven el lunes pasado, un suceso «lamentable» y por el que traslada su pésame a la familia, según Europa Press.

Tras conocer su fallecimiento, se desplazó inmediatamente el grupo específico para casos de acoso escolar para recopilar información sobre este caso y dar el «necesario apoyo psicológico» a los compañeros del estudiante, a los profesiones y al equipo directivo del centro. «En ningún momento» hubo «gestos o algo extraño en su comportamiento» que llevara a profesores o compañeros a avisar de que se pudiera estar ante un posible caso y, en consecuencia, no se abrió ningún protocolo sobre bullying, según Van Grieken.

Además, el consejero ha apuntado también que este aula concreta pasó en diciembre del año pasado el test socioescula que despliega la Consejería sobre convivencia escolar y que tampoco reveló «potencial acoso».

Pero además, ha relatado, el propio equipo directivo del Ciudad de Jaén avisó a la madre la semana pasada de que se había producido una serie de ausencias no justificadas en el caso de su hijo y que la tutora se reunió con ella, quien le dijo que no detectó nada que tuviera que ver con acoso. También se reunieron con la madre después del suicidio e insistió en que no percibió «nada» que hiciera pensar en bullying.

Preguntado sobre la detención de otro alumno del centro tras el suicidio, Van Grieken desconoce las causas de este arresto y que la administración educativa no ha recibido ninguna información oficial al respecto.

En consecuencia, ha calificado de «conjeturas» vincular «una cosa con la otra» y solicita la «máxima prudencia» porque se desconoce si ambos hechos (la muerte del menor y la detención de un alumno) están relacionados. De hecho, ha advertido de que se podría estar «estigmatizando» a ese menor cuando «no está clara» esa hipotética vinculación con el suicidio y al centro.

«En principio no está relacionado», ha ahondado el consejero de Educación para añadir, no obstante, que la Policía está investigando lo ocurrido y se abrirán las correspondientes diligencias judiciales. Con ello, se verá si hay «evidencias» de una posible relación que, desde su departamento «por lo menos no tienen».

Van Grieken ha aseverado que los protocolos contra el acoso escolar de la Comunidad de Madrid «son eficaces» y que la comunidad educativa ha apostado «de manera muy decisiva» por una mejora de la convivencia, que ha supuesto reducir a más del 50% casos de acoso y denuncias desde su aplicación en 2016.

También ha llamado a hacer un «ejercicio de prudencia» para evitar «ligar» este caso con el suicidio de una alumna acaecido en 2015, pues entonces la afectada y la familia denunciaron y «no se pudo en marcha todo lo que se debía de poner en marcha».

En el caso actual, Van Grieken ha asegurado que el centro ha tenido «toda la implicación» y ha puesto «todo el esfuerzo» para detectar posible caso escolar, si se ha producido. Por ello, cree que sería «una injusticia estigmatizar» al centro y ha trasladado a las familias que deben tener la «seguridad» de que la administración educativa, con el claustro docente al frente, tienen el «máximo compromiso» para seguir mejorando la convivencia escolar de este centro y del resto de la región.

El instituto Ciudad de Jaén ya fue noticia por un caso similar en mayo de 2015, cuando una joven discapacitada de 16 años, Aranzazu, se quitó también la vida en su domicilio tras ser acosada por otros compañeros. «Estoy cansada de vivir», escribió la adolescente en un mensaje que mandó a sus amigas, en un grupo de WhatsApp, antes de saltar desde una ventana de su casa.

En ese caso también otro alumno del mismo centro educativo llevaba varios meses acosándola. Según se pudo averiguar, el alumno la golpeó y la vejó, además de extorsionarla. El acosador sólo fue cambiado de centro.

El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *