«El duelo de una muerte por suicidio es mucho más difícil»

La coordinadora del Observatorio del Suicidio de las Illes Balears destaca que el 80% de los que sobreviven dan las gracias al poco tiempo por no haber logrado quitarse la vida

No hablar del suicidio aumenta el tabú. Hace que quienes se sienten lo suficientemente al borde del abismo como para pensar en hacerlo no se animen a hablar sobre ello y piden ayuda. Y también condena a los seres queridos de aquella persona que fallece por suicidio a un silencio a una «doble victimización». Así lo aseguró ayer la responsable del Observatorio del Suicidio de las Illes Balears, Nicole Haber, durante una jornada celebrada en el Hospital Can Misses destinada a profesionales de los medios de comunicación y a la que también asistió la jefa del servicio de Psiquiatría, Cristina Merino.

«Hay dos muertes por suicidio por cada muerte de tráfico», apuntó Haber para dejar clara la magnitud que suponen estos fallecimientos, cuyo duelo, indicó, «es mucho más difícil» de afrontar que el de otro tipo de muertes. Esto, señaló, se debe a las preguntas que se hacen quienes quedan. El sentimiento de culpa. «Los ‘y si…’ y los ‘por qué’», apuntó la responsable del Observatorio, que indicó que se calcula que por cada fallecimiento por suicidio «hay seis personas sufriendo» en el entorno más cercano, aunque, en realidad, son muchas más si se tienen en cuenta amigos y compañeros de trabajo.

 
 

Haber explicó que los hospitales de Inca y Son Llàtzer cuentan ya con un equipo específico para tratar sobre el suicidio y la idea es que, lo antes posible, dispongan de este grupo de profesionales todos los centros hospitalarios de las islas. En estos momentos, el Observatorio convoca reuniones cada dos meses con representantes de todos los hospitales.

La psicóloga destacó la importancia de las asociaciones de familiares y amigos a la hora de ayudar a otras personas a superar que un ser querido se haya quitado la vida. También de los teléfonos de la esperanza: «Ya no los atienden, como antiguamente, voluntarios sino profesionales que saben cómo actuar». «En la mayoría de los casos se trata de una cuestión de tiempo», insistió la experta, que señaló que, muchas veces, la intención de acabar con su vida es algo «momentáneo». De hecho, indicó que la práctica totalidad de las personas que han sobrevivido a un intento de suicidio, se muestran contentas y agradecidas de no haberlo llevado a término. Eso sí, destacó que haberlo intentado en alguna ocasión es un factor de riesgo que, además, no se reduce con los años. «Puede hacer de ello 20 años, pero si ya lo intentaste podrías volver a hacerlo», señaló. «El 80 por ciento de ellas, al cabo poco tiempo se preguntan cómo pudieron llegar a pensar en quitarse la vida», continuó la experta.

Haber explicó que un suicidio nunca tiene una única causa –«si fuera así estaríamos todos muertos»–, aunque afirmó que un hecho concreto puede ser «el detonante». Además, hizo hincapié en que detrás del 80% de suicidios hay un trastorno mental: depresión, esquizofrenia… Y muchas veces sin identificar. «Mucha gente no ve lo que le está pasando, aguanta, se prolonga durante meses, hasta que la mente hace crack», indicó.

DIARIO DE IBIZA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *