Detección del riesgo de suicidio en jóvenes en atención primaria

El modelo podría ayudar a los hospitales a identificar mejor y ayudar a los jóvenes en riesgo de suicidio

Un nuevo informe, escrito en parte por investigadores del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), que forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, proporciona orientación sobre cómo implementar la detección universal del riesgo de suicidio de jóvenes en entornos médicos.

El informe describe una forma en que los hospitales pueden abordar el aumento de la tasa de suicidios de una manera flexible y consciente de los recursos limitados.

Solo en 2016, más de 6,000 jóvenes en los Estados Unidos menores de 25 años murieron por suicidio, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Los estudios han encontrado que la mayoría de los jóvenes que murieron por suicidio visitaron a un proveedor de atención médica o un establecimiento médico en el mes anterior a suicidarse. Las interacciones de estos jóvenes con el sistema de atención médica hacen que los entornos médicos sean un lugar ideal para posicionar los esfuerzos de intervención suicida.

«El suicidio es una preocupación importante para la salud pública y la detección temprana es una estrategia de prevención crítica», dijo el Director del NIMH, Joshua A. Gordon, M.D., Ph.D. «Parte del portafolio de investigación de prevención del suicidio de NIMH se enfoca principalmente en probar e implementar estrategias efectivas para identificar personas en riesgo de suicidio. Los resultados de estos esfuerzos de investigación están listos para hacer una diferencia real y ayudar a salvar vidas».

En 2007, la Comisión Conjunta (TJC, por sus siglas en inglés) lanzó un Objetivo Nacional de Seguridad del Paciente que exige que todos los pacientes de salud del comportamiento que acuden a hospitales psiquiátricos y generales sean evaluados para detectar el riesgo de suicidio.

Sin embargo, al examinar sus datos, descubrieron que más de una cuarta parte de los suicidios hospitalarios ocurrían en unidades de salud no conductual, y que los pacientes en riesgo pasaban por departamentos de emergencia, unidades médicas para pacientes hospitalizados y clínicas ambulatorias no detectados.

Esta realización llevó a TJC, en 2016, a recomendar que todos los pacientes que acuden a entornos médicos sean evaluados por riesgo de suicidio.

Si bien es una buena práctica, la evaluación universal puede presentar una tensión en los recursos de los hospitales y otros centros de atención médica.

El informe, publicado en Psychosomatics, presenta un nuevo sistema de vías clínicas de 3 niveles como una forma flexible y consciente de los recursos para implementar la detección universal del riesgo de suicidio en entornos de atención médica pediátrica. El sistema fue creado por un subcomité internacional del grupo de trabajo Pathways in Clinical Care del comité de niños físicamente enfermos de la Academia Americana de Psiquiatría para Niños y Adolescentes.

El modelo de la vía clínica consta de tres componentes principales:

  1. El primero de los cuales es una pantalla inicial de todos los jóvenes que utilizan la herramienta Ask Asic Suidide-Screening Questions (ASQ) creada por el IRP de NIMH. La ASQ es la primera herramienta de detección desarrollada específicamente para detectar el riesgo de suicidio en pacientes médicos pediátricos, está disponible en 14 idiomas y se administra en unos 20 segundos.
  2. El segundo nivel de detección es el paso más crítico y requiere una breve evaluación de la seguridad del suicidio (BSSA), que demora entre 10 y 15 minutos en administrarse. Esta medida se usa para clasificar el riesgo de suicidio de una persona (riesgo bajo, riesgo alto o riesgo inminente) según las respuestas de la encuesta y el juicio clínico, guiando la decisión del médico para los próximos pasos.
  3. El tercer nivel de detección, si se considera necesario durante la BSSA, implica una evaluación completa de seguridad realizada por un proveedor de salud mental con licencia. El objetivo de esta evaluación es abordar los problemas de seguridad y establecer un plan de intervención.

Las decisiones sobre la atención al paciente se toman en cada una de las tres etapas de evaluación y dependen de la información clínica en combinación con las respuestas a las encuestas.

«Los médicos de todo EE.UU. se unieron para abordar esta crisis juvenil de una manera viable, coherente y flexible que puede adaptarse a cada sistema en el que están presentes jóvenes suicidas», dijo Maryland Pao, MD, director clínico del Programa de Investigación Intramural NIMH y un autor en el papel.

El modelo de vía clínica presentado en este informe está acompañado por una variedad de recursos para ayudar a los entornos de atención médica a implementar el modelo descrito (por ejemplo, el kit de herramientas de ASQ).

Se espera que el modelo de vías clínicas descrito en este informe se pueda usar en entornos de atención médica para implementar la evaluación universal para los jóvenes de una manera efectiva, una manera que ayude a identificar a los jóvenes en riesgo de suicidio y salvar vidas.

Según Lisa Horowitz, Ph.D., MPH, científica clínica del Programa de Investigación Intramural NIMH y autora del artículo, «estas vías hacen posible que los sistemas de atención médica implementen la detección del riesgo de suicidio para todos los pacientes, en una práctica Así es como los investigadores y los clínicos pueden asociarse para atender el llamado a la acción para reducir la tasa de suicidios y salvar vidas jóvenes».


5 pasos de acción para ayudar a alguien con dolor emocional

  1. Pregunte: “¿Está pensando en suicidarse?” No es una pregunta fácil, pero los estudios muestran que preguntar a las personas en riesgo si son suicidas no aumenta los suicidios ni los pensamientos suicidas.
  2. Manténgalos a salvo: La reducción del acceso de una persona suicida a artículos o lugares altamente letales es una parte importante de la prevención del suicidio. Si bien esto no siempre es fácil, preguntar si la persona tiene un plan y eliminar o desactivar los medios letales puede marcar la diferencia.
  3. Esté allí: escuche con atención y aprenda lo que el individuo está pensando y sintiendo. Los hallazgos sugieren que reconocer y hablar sobre el suicidio puede reducir los pensamientos suicidas en lugar de aumentarlos.
  4. Ayúdelos a conectarse: Guarde el número de Lifeline de National Suicide Prevention en su teléfono para que esté allí si lo necesita: 1-800-273-TALK (8255). También puede ayudar a hacer una conexión con una persona de confianza como un miembro de la familia, un amigo, un asesor espiritual o un profesional de salud mental.
  5. Manténgase conectado: mantenerse en contacto después de una crisis o después de ser dado de alta puede hacer una diferencia. Los estudios han demostrado que la cantidad de muertes por suicidio disminuye cuando alguien hace un seguimiento con la persona en riesgo.

INTRA MED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *