Perfil del suicida: características que nos deben alertar

Es común conocer personas que sufren depresión , ya sea por el fallecimiento de algún familiar o por algún hecho estresante o traumático que les afecta profundamente. Es entonces cuando su actitud puede preocuparnos, llegando a temer por su vida. Pero, ¿hasta qué punto es exagerado pensar en un posible suicidio? ¿Cuál es el perfil del suicida? Determinar al 100% si alguien se encuentra al límite de quitarse la vida es complicado, pero sí hay algunos factores que acostumbran a darse con más frecuencia y que, por tanto, puedes tener en cuenta cuando debas tomar las riendas de la situación.

En principio, el perfil del suicida es el de un hombre y que, además, es soltero o se encuentra solo . Por ejemplo, puede ser un hombre divorciado sin la custodia de sus hijos, o sin hijos, y sin familia o con poca gente de confianza.

La mayoría de los suicidas son sociópatas , es decir, gente a quien le cuesta relacionarse, con pocos familiares o amigos reales. Son personas cerradas en sí mismas, con relaciones inestables -ya sea de pareja o de amistad- con dificultades para afrontar su día a día y problemas para afrontar las crisis , bien sean en su vida personal o en el trabajo, por ejemplo. Muy a menudo se trata de individuos que han intentado previamente quitarse la vida , como consecuencia de su falta de recursos para gestionar situaciones complicadas y que les lleva a no encontrar la solución a sus problemas.

A nivel psicológico, el perfil del suicida indica que puede tratarse de personas que hayan sufrido pérdidasimportantes , sobre todo de familiares o de personas cercanas, y que esto les haya causado un gran impacto. Estos individuos también pueden sufrir trastornos en su estado de ánimo y estar alegres un día pero tristes al siguiente. Los sujetos que planean suicidarse no acostumbran a tener demasiados planes de futuro , sobre todo a largo plazo, y suelen tener un carácter negativo y agrio .

En los casos extremos de que se diere un intento de suicidio, es importante puntualizar que no todos los intentos de suicidio pretenden acabar con la propia vida ; algunos son simplemente acciones para llamar la atención, hecho que deberíamos descubrir y solucionar. Para ello, es importante identificar en qué circunstancias se da el intento de suicidio, qué posibilidades reales había de fallecer, qué métodos e instrumentos se han utilizado y qué posibilidades había de ser salvado.

Finalmente, ante cualquier sospecha de que alguien pueda cometer suicidio, hay numerosas organizaciones que trabajan para prevenirlo y que pueden asesorar tanto a la persona que se encuentra en una situación límite como también a sus familiares y amigos. La Cruz Roja , la Asociación internacional para la prevención del suicidio o la National Suicide Prevention Lifeline en Estados Unidos son buenos ejemplos de organizaciones a las que recurrir. La Organización Mundial de la Salud también dispone de un Programa de Acción que puede ser muy útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *