La muerte de un alumno por suicidio es “un fracaso del sistema”

Acoso-escolar-bullying

Hace solo una semana de la muerte de un chico de 15 años en Ciutadella por posible acoso escolar, el llamado y tan sufrido por muchas familias bullying, cuya historia sigue conmocionando a la sociedad educativa y también a los padres de alumnos que temen porque sus hijos sean tanto víctimas como supuestos ‘verdugos’.

Un asunto que al tocar tan de cerca a la comunidad educativa balear ha puesto sobre la mesa la necesidad de reforzar las medidas de prevención y control para evitar tragedias como la de Menorca.

“Cuando ocurre una cosa así, la muerte de un menor presuntamente por acoso escolar, es un fracaso del sistema”.

Así de contundente se muestra Gloria Ferrer, la presidenta de la Federación de Padres de Alumnos de Mallorca (FAPA).

“Nos preocupa el tema de la convivencia escolar“, ha subrayado Ferrer, a pesar de que la Conselleria de Educació (a través del Instituto para la Convivencia) ha establecido varios protocolos, como el de acoso, el de igualdad o el protocolo trans y que se está formando a mediadores.

Pero todo esto no es suficiente y desde FAPA Mallorca señalan una de las principales carencias o debilidad que tiene este plan supervisado por Educació: No contempla “cómo involucrar a la familia en su trabajo”, totalmente imprescindible si lo que se persigue es obtener buenos resultados.

De ahí que, según Ferrer, sea tan importante que el Instituto para la Convivencia tenga “más recursos económicos y humanos“.

UN CASO BAJO INVESTIGACIÓN JUDICIAL

Recordamos que la Conselleria de Educació hizo público un comunicado en el que expresó su pesar por la muerte del estudiante, alumno del instituto Maria Àngels Cardona, a la vez que expresó su apoyo a la comunidad educativa del centro, “profundamente conmocionada por lo ocurrido”.

La Policía Nacional investiga si el adolescente que suicidó el pasado 27 de abril  precipitándose al vacío en la zona del aparcamiento de la estación marítima de Ciutadella, estaba siendo acosado por parte de compañeros de instituto.

La víctima había cumplido 15 años tres días antes del trágico desenlace y cursaba 3º de ESO. Su cadáver fue hallado a las 8.00 de la mañana después de que un testigo avisara a las autoridades.

El joven publicó minutos antes de su muerte una foto en Instagram del lugar donde se acabaría precipitando, con una sola palabra: “Adiós”.

En ese momento, la agencia EFE se puso en contacto con alumnos del centro educativo y alguno reconoció que había compañeros que le molestaban y otros admitieron que esta situación de supuesto bulling podría estar detrás del suicidio.

Artículo original aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *