La autopsia psicológica, método para hurgar el suicidio

Saltillo / 10 Dic 2017
suicidiio_1
Este tipo de necropsia puede ayudar a entender el fenómeno de gran incidencia en Saltillo

Desde llegar a registrar la tendencia de las mujeres para alargar la agonía en un suicidio; indagar la posibilidad de repetición del fenómeno en una misma familia, y hasta saber si el la depresión es en realidad un ‘detonante’ detrás de este acto, son datos que pueden arrojar la llamada Autopsia Psicológica.

La revelación de este tipo de estudio podría ayudar también a entender mejor el fenómeno con gran incidencia en la ciudad.

‘La Autopsia Psicológica’, o ‘Necropsia Psicológica’ trata de reconstruir a partir de un relato familiar el ámbito social, laboral, escolar del suicida, llegar a los detonantes más frecuentes, tentativas anteriores y motivos detrás del suicida.

Esta información se pretende utilizar en la prevención, construcción de planeaciones de salud y seguimiento del círculo social y familiar directo afectado por el hecho.

Y pese a la importancia que reviste este tipo de trabajos, la especialista Rubí Monroy Velazco sostiene que uno de los grandes problemas que atraviesa este tipo de iniciativa es la falta de infraestructura y el poco apoyo en los ámbitos de la investigación otorgados por las autoridades.

RELACIÓN CON EL ALCOHOL

Iris Rubí Monroy Velazco, maestra de la escuela de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila, señaló que en varios casos de suicidio se tienen antecedentes relacionados con el alcohol.

Menciona el caso de dos mujeres y un hombres que en la recientes semanas lograron quitarse la vida en la ciudad.

Hay que recordar que Coahuila es el segundo estado a nivel nacional que consume más alcohol en México según datos oficiales dado a conocer en días pasados.

“El consumo del alcohol está asociado con algunos suicidios. Se presentó el caso de dos chicas.  Antes de morir, una de ellas, se puso una borrachera como nunca antes. Esto no quiere decir  que el alcohol tiene que ver de manera directa con los suicidios. Pero, con esta forma descontrolada de consumir, pareciera que quisieran “anestesiar” un poco la realidad que los está aquejando.

Es una cuestión de desahogo de la realidad, no del cuerpo, porque al final saben lo que les va a pesar. El alcohol es el vehículo mas no las causa”, compartió.

MUJERES ALARGAN AGONÍA

En los dos casos anteriores, dijo Iris Rubí Monroy Velazco, las mujeres tenían la posibilidad de “revertir” la decisión sólo colocándose en otra posición al momento de ahorcarse, se pudieron arrepentir.

“Ellas pudieron revertir, o regresar: una se encontraba hincada y la otra parada y las dos se inclinaban hacia el frente. En la CDMX  me tocó el caso de una mujer que se colgó de la perilla de la puerta. Mucho más complicado, pero así fue. Al parecer este asunto de la agonía, de sufrir, está arraigado en nuestra cultura y las mujeres lo retoman en estas prácticas”.

DEPRESIÓN

Es de dominio popular relacionar al suicidio con la depresión. Empero, resultados de autopsias psicológicas podrían modificar esto ya que se ha establecido que no siempre hay una relación con los suicidios y no sólo los que están deprimidos llegan a quitarse la vida.

“No podemos atestiguar que los que se quitaron la vida pudieron estar deprimidos, puesto que no tenemos un diagnóstico clínico. Se ha mostrado que no solamente los que están deprimidos se quitan la vida. De alguna otra manera se necesita energía para poderte matarte. En una depresión severa, moderada, el paciente no tiene el ánimo de pararse o hacer todo para colgarse, o estar concentrado en la planeación del acto”.

ANSIEDAD E IMPULSIVIDAD

Detrás de los casos se encuentran trastornos de ansiedad e impulsividad más que depresión, según la doctora.

“Lo que hemos visto es que los impulsivos, ansiosos y los que tienen algún trastorno de ‘estrés postraumático’ desencadenado de un suceso de la infancia suelen detonar en la vida adulta”.

Citó el ejemplo de un hombre que aparentemente con una vida estable, después de que su ex mujer le dijera que ya no vería a su hija, compró dos caguamas y su ansiedad llegó a tal grado de quitarse la vida.

“Él se compró dos caguamas y después se suicida. Y su ex mujer le dijo ‘no vas a ver nunca más a tu hija´’. Él se autoempleaba. Le daba pensión y mantenía a su hija.

Tenía una vida estable. Ella le dice eso, y se ahorcó.

Él no estaba deprimido, él estaba desesperado”, dijo.

suicidio_19

SUICIDIO EN LA FAMILIA

Sobre la posibilidad de que un caso de suicidio se repita en una misma familia, la psicóloga indicó que este tipo de casos cada vez son más comunes. Indicó que es necesario un seguimiento a las familias que viven esto para lograr prevenir más casos.

“De la gente con los que nosotros trabajamos. En una él se suicida primero y a los dos años su hermano. Esto cada vez más se vuelve más recurrente.

“Se tiene que trabajar con la familia, con los que quedan, el trabajo con la familia es necesario”.

DATOS

72  Suicidios se han registrado en la Ciudad en  2017
55  Personas se privaron la vida en 2016

Piden recursos para la prevención

Iris Rubí Monroy Velazco, profesora de Pscicología de la Universidad Autónoma de Coahuila, señala que uno de los grandes retos que tiene el Estado para poder combatir el suicidio es conseguir infraestructura para poder dar seguimiento a las familias de los suicidas y poder llegar a realizar prevención.

Señaló que la Secretaría de Salud de Coahuila no ha apoyado las investigaciones; a lo único que se llegó fue a un convenio con la Universidad, pero aún no destinan recursos a los investigadores de la escuela de Psicología.

La investigadora especializada recomendó la creación de una política pública para poder atender a los familiares, pues cada vez es más recurrente la repetición de suicidios dentro de un mismo núcleo familiar.

“Se debería tener una política pública. De inicio, darles el servicio porque, por ejemplo, cuando se reporta el cuerpo, lo que se da es una “asistencia de intervención en crisis”. Varias instituciones las realizan, pero después de eso toca dar seguimiento.

Señaló que para el seguimiento a las familias no se están dando abasto con el número de personal ni unidades de atención.

“No nos estamos dando abasto. En Coahuila el aumento en suicidios del año 2005 al 2017 ha tenido un enorme despunte.

“No son las mismas personas que están muriendo en el 2005 y 2017. Con el gobernador pasado se supone que íbamos hacer el proyecto. Nunca me han dicho que ‘no’, pero no me dicen cuándo. Nosotros no tenemos lo expedientes, si nos apoyan, tendríamos los expedientes y ahí hay muchas cosas que se pueden sacar para hacer una buena investigación”, apuntó.

Área de oportunidad

La secretaría de Salud a través de Martha Alicia Romero Reyna, subdirectora de prevención, aceptó que una de las áreas de oportunidad para el próximo año es apoyar a las universidades para que realicen investigaciones, pues no se han llevado a cabo.

“No hay investigaciones. No propiamente en su campo inicial; había de otros temas.  Hay muchas cosas que está pendientes”, expresa.

Ver original aqui

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *