El suicidio, un tabú que se puede evitar

El Teléfono de la Esperanza pone en marcha la Campaña de prevención del suicidio 2020 bajo el lema ‘Te regalo un coma, para que sigas escribiendo’. El suicidio continúa siendo un tema ‘tabú’ en la sociedad debido al efecto llamada que en ocasiones puede generar, un ‘tabú’ que quieren desterrar desde esta asociación.

Así, desde el Teléfono de la Esperanza, inmersos en “esta pandemia bio-psico-social” quieren enviar “un mensaje de esperanza a la sociedad española y ponerse al servicio de la misma para, unidos a otras muchas ONGs y colectivos sociales, paliar las consecuencias de la epidemia, especialmente en la población más vulnerable”, ayudando de este modo a la reconstrucción del país. En esta línea y con motivo del Día de la Prevención del Suicidio que se conmemora el 10 de septiembre, lanzan esta campaña con la que quiere significar que “muchas personas pierden el sentido y las ganas de vivir cuando deben enfrentarse a una situación de dolor emocional intenso”.

A todas estas personas invitan desde el Teléfono de la Esperanza a “colocar una coma en su historia y seguir escribiéndola”. Significa mirar hacia delante porque “cada problema, cada dificultad, cada experiencia de dolor es una oportunidad para empezar de nuevo”.

El presidente del Teléfono de la Esperanza en Albacete, Joaquín Fresneda, indicaba que “al darle visibilidad evitamos estas muertes por suicido.y acogemos a la persona que quiere terminar sus problemas mediante esta idea suicida”. Expone que “nadie se quiere suicidar pero muchas veces la falta de ayuda, de empatía de visibilidad te hacen sentirte diferente y no escuchado y te puede llevar a hacerlo por lo que dar visibilidad puede llevar a salvar vidas”.

Por este motivo anima a no ocultar este tipo de noticias y a tratarlas “fuera del sensacionalismo y el morbo por el tipo de suicido” con el objetivo de evitar un posible efecto llamada. Así considera que “tratando la noticia desde el punto de la vista de la empatía y el apoyo podemos ayudar a que estas personas vean una salida a su situación mucho más positiva”.

El Teléfono de la Esperanza cuenta con tres líneas de actuación. La primera de ellas es través del propio teléfono, seguida de la atención y los cursos de desarrollos personal. Lo orientadores son quienes detectan este tipo de casos y en llamadas telefónicas son las personas que se ponen en contacto “quienes en ocasiones confiesan su idea suicida”, mientras que en otras muchas ocasiones “esto está entre líneas y por la actitud y lo que te cuenta la persona los orientadores hacen aflorar esta idea”, matiza Joaquín Fresneda.

“Hay que ir regalando comas para que todos podamos seguir escribiendo nuestra historia, porque todos tenemos una historia bonita que contar”, indica y “puede ser un capítulo de nuestra historia el haber podido ayudar a una persona que está pensando en suicidarse”. También puede ser un capítulo especial para estas personas “quienes pueden continuar y seguir ayudando a otras personas que estén pasando por el mismo momento”.

Se trata de “crear una red de ayuda y para eso hay que hacer el suicido visible” y en este aspecto los medios de comunicación “tienen una importante parte de responsabilidad para hablar de este tema sin tapujos y sin miedos porque es una realidad que no sirve de nada esconderla”, concluye.

El Digital de Albacete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *