Bullying es el principal motivo de suicidio en la juventud LGBTQ

El acoso escolar o bullying es un problema que ha estado en la sociedad durante décadas. Las minorías suelen verse afectadas en todos los ámbitos, pero, los años nos han mostrado que el ambiente escolar suele retratar algunas de las campañas de acoso más agresivas y algunas de las respuestas más negativas en los niños que son víctimas de estas.

Sabemos perfectamente que ser sometido a este tipo de presiones durante los años de formación puede marcar el futuro desempeño del niño en diversas áreas de la vida y también puede definir si nivel de bienestar emocional y amor propio.

La nueva investigación que se ha publicado en la edición actual de JAMA Pediatrics hace referencia a este problema y se enfoca en una de las consecuencias más graves, cuando el niño no llega siquiera a esta etapa adulta.

El suicidio es una consecuencia común del bullying sostenido en las escuelas y, según muestra este estudio, la tendencia a este primero suele ser más marcada en los jóvenes LGBTQ. La investigación hizo una revisión documental de casi 10 mil registros de defunción. En ellos, se retrata el fallecimiento de jóvenes de entre 10 y 19 en Estados Unidos que se suicidaron entre el 2003 y el 2017.

Un problema de salud pública

En la actualidad, los investigadores opinan que el bullying ya se ha convertido en un problema de salud pública. Estas declaraciones se hacen en base a los registros reflejados por el Sistema Nacional de Informes de Muerte Violenta que maneja el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés).

Allí no solo se registran los suicidios, sino también las muertes violentas con datos como certificados de defunción, los informes de la policía y los doctores más cualquier registro forense que deje el caso. A través del estudio de todos estos es que los investigadores han identificado con claridad el puente que existe entre el suicidio y el acoso escolar en los jóvenes LGBTQ.

El acoso escolar y el suicidio

Según los datos de los registros, pudieron identificar el porcentaje de niños y adolescentes que pertenecían a la comunidad LGBTQ. Asimismo, con estos identificaron también a aquellos que reportaban ser acosados en los planteles educativos.

Como podría esperarse, tanto jóvenes LGBTQ como los que no pertenecían a esta comunidad mostraron reportes de acoso escolar. Sin embargo, se constató que es más común que los primeros sean víctimas del bullying. Sumado a eso, se estableció por primera vez al acoso escolar como un precursor claro y común del suicidio en los jóvenes de esta minoría.

Una brecha significativa: los jóvenes LGBTQ están más en riesgo

Por si fuera poco, el estudio ratifico esta relación al mostrar que este era un factor mucho más común en los suicidios de jóvenes de la comunidad LGBTQ. De hecho, entre el rango de suicidios de niños entre los 10 y 13 años registrados, al menos dos tercios de estos correspondían a jóvenes LGBTQ que habían reportado ser víctimas del bullying y la intimidación.

Los cambios deben ser inmediatos y notorios

Esta tendencia tan marcada debería elevar el interés por diseñar políticas que protejan a los jóvenes del acoso escolar. En estos casos, es más que claro que los que pertenezcan a minorías como la comunidad LGBTQ están en un riesgo particular.

Por lo que, varios esfuerzos deberían estar orientados especialmente a apoyar a estos grupos y a proveerles ambientes sanos en los que crecer. Gracias a estas acciones podrían generarse sentimientos de seguridad, pertenencia y aceptación que podrían protegerlos de sucumbir ante pensamientos depresivos o suicidas.

Referencia:

Prevalence of Bullying Among Youth Classified as LGBTQ Who Died by Suicide as Reported in the National Violent Death Reporting System, 2003-2017: doi:10.1001/jamapediatrics.2020.0940

TEKCRISPY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *