El Día Mundial trae a la agenda el suicidio

Resulta esperanzador que la sociedad puede concienciarse cuando se muestra la realidad de un problema de salud pública.

El Día Mundial de la Prevención del Suicidio ya ha traído sus primeras consecuencias: la ministra en funciones de Sanidad, María Luisa Carcedo ha incorporado a la agenda sanitaria la ampliación del Plan de Salud Mental, priorizando el suicidio. La idea de llevarlo al Consejo Interterritorial del SNS le puede proporcionar la experiencia útil de varias CC. AA. pioneras, y de la necesaria colaboración y coordinación ministerial. Algunas de las claves en la prevención pasan por dotar de formación y recursos al sistema asistencial. Para llevar a cabo un plan serio es necesario dimensionar el problema e incluirlo como un asunto de salud pública, con impacto socioeconómico.

El suicidio es la punta del iceberg de las miles de personas que lo intentan, y aún muchas más las que tienen pensamientos suicidas. La prevención es la clave y los expertos han señalado lo que resulta más eficaz. La asociación del suicidio con la depresión mayor no controlada facilita su abordaje, pero siempre hay casos que se escapan. Resulta esencial la formación y participación de la atención primaria a través de protocolos, programas y medios. Atrás han quedado los tiempos en que el supuesto efecto “llamada” imponía un silencio alrededor del suicidio. Hay que afrontar el estigma de la enfermedad mental y el suicidio, pero debe enfocarse como un problema de salud a identificar y prevenir. Algunas CC.AA. están liderando una reactivación del abordaje de la prevención del suicidio, y la iniciativa del Ministerio no puede ser más oportuna. Si no es posible ahora, está al menos ya en la agenda y solo resta que el CISNS lo trate cuanto antes para poner las bases del reenfoque de la prevención del suicidio. Se trata de visibilizarlo y aportar apoyos directos al entorno del paciente, afirman los familiares. Ante el suicidio ya no podemos permanecer observando: la llamada a la acción de todos los colectivos resuena unánime y con fuerza.

GACETA MÉDICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *