Alertan por efecto Werther; aumenta riesgo de suicidio

La forma en que se difunde el registro de un suicidio podría influir en el incremento de los casos. Por ejemplo, detallar la manera en que una víctima se mató, genera la posibilidad de que una persona que se encuentre vulnerable tome esto como un modelo.

Iván Saúl Herrera Jiménez, director del Instituto Municipal de Salud Menta, en Durango, se refirió a este efecto ocasionado no solo por las empresas dedicadas a la comunicación como la prensa escrita, la radio o la televisión, sino las redes sociales, que al final es el sitio en donde se realizan más publicaciones con un mayor alcance de audiencia y sin regulación.

Es lo que se denomina efecto Werther, cuya hipótesis es que la exposición a noticias de suicidios se relaciona con un aumento de estos casos.

 

El término es tomado de la novela Las penas del joven Werther, de Johann Wolfgang von Goethe, que se publicó en el año 1774.

En la obra, el protagonista sufre por amor hasta suicidarse. Tomó mayor popularidad entre los jóvenes, pero tras su publicación muchas personas se suicidaron de formas similares a la utilizada por el protagonista de la novela.

La historia cuenta que en Italia, Alemania y Dinamarca se prohibió la obra.

Fue el sociólogo David Phillips quien instauró el término. Además elaboró un estudio con el que comprobó que el número de suicidios se incrementaba días después de que se publicara alguna noticia relacionada con un suicidio.

“La forma en como se difunde la noticia influye de manera importante”, alertó el director del instituto municipal.

Para ser mas exactos, el entrevistado indicó que tanto medios de comunicación como usuarios de redes sociales deben evitar establecer detalles de un suicidio, “cómo se ahorcó, donde se ahorcó, la dirección”.

Desde luego afirmó que la noticia se debe informar ya que la población tiene de derecho a saber lo que sucede, pero hay que cuidar las formas.

“Hay que tener cuidado sobre como se dice la noticia en redes sociales”, alertó. La difusión detallada de los sucesos violentos de este tipo podría estar relacionada con el incremento en la práctica del suicidio en las personas más jóvenes. Como El Siglo de Durango le ha informado, en lo que va del año suman cinco menores víctimas, entre ellos un niño capitalino de 12 años.

El manual de Prevención del Suicidio, un instrumento para profesionales de los medios de comunicación realizado por el Instituto de Salud Mental del Estado de Durango (Ismed), también refiere el efecto Werther.

Al analizar el manual se pueden recuperar algunos consejos para evitar incurrir en una promoción culposa del suicidio. Al participar en la difusión de un caso puede evitar las descripciones detalladas del método usado y cómo lo obtuvo la víctima; el suicidio no deberá describirse como un método para enfrentar problemas personales tales como bancarrota, incapacidad de aprobar un examen, o abuso sexual; evitar glorificar a las víctimas de suicidio como mártires y objetos de adulación pública, ya que esto puede sugerir a las personas vulnerables que la sociedad honra el comportamiento suicida. En vez de eso, deberá hacer énfasis en lamentar la muerte de la persona.

El efecto Werther puede conocerse de diferentes maneras, como «copycat», pero al final es una forma de proyectar el efecto de una información emitida sin priorizar lo que realmente es útil decir. Se ha comprobado que el impacto puede ser mayor al difundirse de manera errónea los casos de suicidios de personas famosas.

el siglo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *