Descubren biomarcador cerebral relacionado con el suicidio

Las investigaciones se realizaron en pacientes con trastorno de estrés postraumático; aquellos que reportaron haber experimentado pensamientos suicidas el día de su análisis tenían niveles más altos del receptor descubierto

nvestigadores de la Universidad de Yale, encontraron un posible biomarcador para los pensamientos suicidas en los cerebros de las personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT), sugiere un estudio reciente publicado este mes en la revista PNAS.

El TEPT es una enfermedad de salud mental desencadenada por un evento aterrador, ya sea que se haya experimentado o presenciado.

Los síntomas pueden comprender reviviscencias (recuerdos), pesadillas y angustia grave, así como pensamientos incontrolables sobre el evento, y tienen un mayor riesgo de pensamientos suicidas, intentos de suicidio y muerte por suicidio.

El estudio encontró que las personas con TEPT tenían niveles más altos de un determinado receptor en la superficie de sus células cerebrales (un receptor cerebral llamado receptor glutamatérgico metabotrópico o mGluR5) en comparación con las personas sin TEPT

Y entre las personas con TEPT, quienes reportaron haber experimentado algunos pensamientos suicidas el día de su escáner cerebral tenían niveles aún más altos de este receptor, en comparación con aquellos que no informaron pensamientos suicidas el día del examen.

Los hallazgos son preliminares y se necesitan más investigaciones para comprender mejor la conexión entre este receptor, el trastorno de estrés postraumático y los pensamientos suicidas.

Pero los hallazgos apuntan al receptor como un posible objetivo para futuras terapias con medicamentos para el trastorno de estrés postraumático (TEPT), un objetivo de tratamiento prometedor para la reducción de la ideación suicida específicamente, dijeron los autores.

Actualmente, solo hay dos medicamentos aprobados para tratar los síntomas del TEPT. Pero estos medicamentos se desarrollaron inicialmente para la depresión en lugar del TEPT; no funcionan para todos y pueden tomar semanas o meses para obtener algún beneficio.

La Razón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *