Suman 126 víctimas de suicidio; 14 eran menores

En esta finca fue encontrado un niño de 11 años de edad, la víctima de suicidio más joven en lo que va del año en todo el estado

A sus 16 años de edad, Juan Daniel se convirtió en la más reciente víctima de suicidio. Su muerte se registró el 2 de diciembre en el municipio de Nombre de Dios.

Como él, otros 13 menores de edad forman parte de la cifra de personas muertas por esta vía en lo que va del año. Jared, un niño de sólo 11 años, es hasta el momento la víctima más joven, e igual que Juan Daniel, fue encontrado por su padre.

Su cadáver estaba en una finca ubicada a espaldas de la carretera Gómez Palacio-Jiménez, a la altura de la colonia Valle del Guadiana; a un costado hallaron un arma de fuego.

Las autoridades informaron que la prueba de rodizonato de sodio determinó suicidio.

Así, hasta este 6 de diciembre suman 126 casos, según cifras del Instituto de Salud Mental del Estado de Durango (ISMED) y Fiscalía estatal.

Un análisis de El Siglo de Durango, determinó que mayo ha sido el mes en el que más han ocurrido suicidios; se documentaron un total de 22 casos. En tanto que el mes con menor incidencia ha sido noviembre con siete hechos, y desde luego diciembre ya que apenas comenzó.

En temporada decembrina hay un alza de intentos de suicidios, según datos del ISMED, el comportamiento de las víctimas indica que padecimientos como la depresión se acentúan en esta época.

Debido a esto la recomendación es buscar ayuda para aquella persona que registre conductas que indiquen una propensión a la autolesión, por ejemplo: cambios drásticos en el estado de ánimo, poca energía, falta de apetito, dormir más tiempo de lo normal, aislamiento, ausencia de placer, pérdida de interés y satisfacción en actividades comunes.

El suicidio es prevenible, y de hecho hasta el momento, este año registra una reducción de 6 por ciento en comparación con el año pasado que rompió un récord histórico, con 137 casos.

A inicios de diciembre pasado se habían presentado 134 suicidios, ocho más de los que se cuentan en este momento (126).

Sin embargo, la cifra de víctimas colaterales es desconocida, son quizás miles los afectados por la muerte de un ser amado.

Doña “Coyo”, es una de esas personas que trata de disfrutar la vida aunque tras el suicidio de su hijo le cueste mucho trabajo.

A él lo encontraron en su departamento, ya hace tres años, “era muy alegre y bailador”, por lo que nadie imaginó que se sentía mal, aunque poco antes de su muerte, les había pedido cierta canción para el día que muriera, una solicitud que a ninguno le sonó como advertencia.

ELSIGLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *