Autoridades analizan un extraño suicidio

Gerson Mauricio Cáceres fue hallado ahorcado el domingo en la habitación de su casa en la esquina de la avenida 3 con calle 16 del barrio La Playa. Sin embargo, los investigadores judiciales analizan un detalle que podría cambiar el curso de los hechos.

La Policía conoció el caso pasadas las 10:00 de la mañana del domingo, luego de que la madre del occiso contratara a un cerrajero para abrir la puerta de la habitación de su hijo. 

Según se conoció, desde la noche del sábado Gerson Mauricio, de 32 años, se encerró en el cuarto, ubicado en el segundo piso, y en la noche no recibió la comida.

Razón por la cual, en la  mañana su mamá optó por llamar al cerrajero, quien al abrir se encontró de frente con Gerson Mauricio suspendido de una cuerda, atada al techo.

Al lado del occiso, había una escalera abierta mientras sus pies tocaban levemente el piso. 

A los funcionarios de la Fiscalía y de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía les llamó la atención que Gerson Mauricio tenía las manos amarradas por la espalda. Algo extraño en este tipo de casos, lo cual,  tendrán que analizar los peritos para descartar que una segunda persona estuviera vinculada al caso.

Mientras los funcionarios judiciales adelantaban el levantamiento, poco a poco fueron llegando los familiares de la víctima, de quien se conoció que pintaba cuadros y era hijo de una profesora.

El cuerpo sin vida fue llevado a la morgue del Instituto de Medicina Legal a la espera de los resultados de la autopsia.

LAOPINION.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *