El suicidio juvenil sale a escena después del caso de la «ballena azul»

Girona, 24 abr (EFE).- El juego de la «ballena azul», que a través de internet y mediante una serie de pruebas incitaba a los jóvenes a suicidarse, se ha convertido en detonante de una pieza teatral dirigida por Llàtzer Garcia que se estrenará mañana en Girona.

Garcia, que recientemente obtenía el Premio de la Crítica por «Els nens desagraïts», se ha apuntado ahora a una propuesta de teatro social que lanza la Sala la Planeta en forma de ciclo denominado Verbatim, que pasa por convertir a los creadores en investigadores de alguna temática de actualidad.

El asunto que llamó la atención del director y de sus dos actores, Elies Barberà y Marta Montiel, fue el del suicidio en edades tempranas que puso en los medios de comunicación el caso de la «ballena azul».

Para la concepción de «No m’oblideu mai (No me olvidéis nunca»), el nombre de la obra, Garcia, Barberà y Montiel contactaron con psicólogos, asistieron a charlas en universidades y, sobre todo, entrevistaron a unos dieciséis jóvenes que habían pasado por esa experiencia, de los que, en escena, aparecen seis testimonios.

La pieza reproduce, con la lógica adaptación a las necesidades de tiempo, aquellas conversaciones, precedidas por una introducción en la que se interpreta a una persona que vio uno de esos suicidios y que da paso a los diferentes relatos, tres masculinos a cargo de Elies Barberà y tres femeninos de la mano de Marta Montiel.

Llàtzer Garcia ha detallado un día antes del estreno la dificultad de profundizar en un asunto que ha calificado de «estigma», porque así lo perciben también sus protagonistas, esos jóvenes con los que han hablado y que, después de intentar quitarse la vida, acabaron manteniéndola.

Garcia ha explicado que esos testimonios son «vitales», porque son los de personas «que han decidido vivir», aunque insiste en que el suicidio es primera causa de muerte en España a esa edad y que la mayoría de entrevistas la mantuvieron «con chicas, porque los chicos, cuando lo intentan, normalmente lo consiguen».

Los relatos de experiencias permiten abrir debates sobre diferentes ramas del mismo árbol como el de cómo se trata esta temática en la prensa, la anorexia, el acoso o la depresión infantil.

«Todo es algo muy silenciado», ha reconocido el director, quien ha apuntado que los entrevistados le transmitieron la «dificultad para ellos que representa hablar porque nadie quiere oír sobre este asunto».

Algunos asistieron a ensayos y, a los escogidos, Llàtzer Garcia les pasó el texto para que diesen su visto bueno antes de convertirse en definitivo.

Al término de cada una de las cinco funciones que hasta el domingo tendrán lugar en Girona, el público está invitado a un coloquio con presencia de expertos. EFE

Ver artículo original aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *